foto1
Últimas novedades AGROPECUARIAS
foto1
GANADERÍA
foto1
ENTREVISTAS DE ACTUALIDAD
foto1
TODO SOBRE LA LECHERIA EN URUGUAY Y EL MUNDO
foto1
AGRICULTURA

 

 
 
 
 
 
 
 
Noticias de actualidad

Edición N° 40

Deltoid

Fanacom

Interagrovial

Shell

Distribución

Login

ancap_nuevo.jpg
CUANDO EMPIEZA A AMANECER…

Lecheria

Mientras cerramos este artículo, el USDA se despachó el día anterior con un sorpresivo informe mensual de oferta y demanda interna y mundial, en donde la soja se gana todos los titulares, al recortar fuertemente los inventarios finales de la oleaginosa en EEUU, tanto para la zafra disponible, como para la futura. 
 
xplica por un corrimiento de la demanda, debido a los desastres climáticos ocurridos este otoño en Argentina, Uruguay y en los respectivos extremos norte y sur de Brasil. De esta forma, los compradores del exterior no pueden hacerse de producto de disponibilidad inmediata en el Mercosur, lo que los lleva a presionar hacia arriba a las referencias en Chicago, siendo éste el mercado alternativo al que van a asegurarse volúmenes que no pueden cargar en el sur. Pese a esta realidad, y a la sorpresa que representó un ajuste tan radical para los números de EEUU, el organismo agrícola mantuvo su tradicional posición conservadora para las producciones en América del Sur, recortándolas mínimamente  comparado a lo que están previendo las principales organizaciones de referencia de estos países. 
Es tan sorpresivo entonces el recorte adicional que hace el USDA sobre los inventarios finales de EEUU para la zafra disponible (2015/16) como para la futura (2016/17), como lo es también la subestimación de lo perdido en los principales productores de la oleaginosa en el Cono Sur. 
De todas formas, el mercado se paró sobre los cálculos para EEUU, que suelen ser los que terminan moviendo la aguja de los especuladores y se mantienen expectantes sobre correcciones para futuros informes mensuales, en donde el USDA tenga que aceptar que, efectivamente, se quedó corto en sus previsiones, una vez más. Y esto sin mencionar el nerviosismo del mercado en caso de instalarse un año Niña, en donde aumenta la probabilidad de seca durante el ciclo de los cultivos. 
Dado este panorama, se dispararon las compras de soja en los minutos posteriores a la salida del informe, en base a los fundamentos propios del mercado señalados anteriormente, llevando los precios a escalar 21 dólares por tonelada solamente en la sesión durante la que se divulgó el informe. 
En los artículos previos, vimos como el mercado venía construyendo – trabajosamente – los niveles de precios alcanzados (aunque 85 dólares por debajo de los valores actuales tras el último informe del USDA), siempre con la incertidumbre de si una cosecha perfecta en Argentina, Brasil y Uruguay no llevaría a presionar los precios al punto de hacerlos caer todavía más debajo de 315 usd/ton (860 cents/bushel). 
El contexto externo  venía mostrándose favorable, con un crudo empezando a repuntar desde los mínimos de 2016, sobre fines de febrero, y en base a conversaciones de los principales productores mundiales para acordar un congelamiento en los niveles extraídos, con el objetivo de frenar las constantes caídas de precio. El crudo suele ser la puerta de entrada de los fondos a los mercados de commodites. 
Asimismo, las tasas de interés siguieron – y siguen de hecho – dando un respiro a los productores de bienes – como los commodities – ya que la situación de debilidad extrema en la economía mundial y de débil recuperación en EEUU llevó a la Reserva Federal de ese país a mantener sin cambios lo que en los hechos es el costo del dinero, y poner en duda el cronograma de alzas previsto originalmente. De esta forma, los productores de bienes siguen durante algún tiempo más contando con crédito barato para producir y los inversionistas tienen más incentivos para colocar su capital en negocios de commodities y producción real en detrimento de negocios financieros tradicionales 
Para completar el panorama, se secaron lo que en algún momento fueron ventas frenéticas de Brasil por devaluación de su moneda durante el último trimestre de 2015 y enero de 2016, lo que provocaba mejoras diarias en los precios obtenidos en Reales, que es como cotiza su producción allá. Ante la crisis política que vive Brasil y en donde es muy alta la probabilidad de destitución preventiva de su presidente para iniciar el proceso de juicio político (esta tarde se está votando en la cámara alta), el mercado de cambios en ese país pareció apostar a la efectiva salida de Rousseff, ya que cuanto más parecía acercarse ese desenlace, el tipo de cambio bajaba, a contrapelo de lo que podría suponerse en cualquier análisis racional.  
Como consecuencia, los precios en Reales bajaban acompañando la caída del Real, por lo que el productor brasilero – ya convertido en especulador con su soja que pasó a ser un activo financiero – se fue del mercado, a la espera del retorno de mejoras en el tipo de cambio. Así las cosas, tanto como Brasil se vendió frenéticamente al exterior en maíz (y hoy lo sufre su industria animal, que no encuentra cómo abastecerse a precios razonables) también lo hizo en soja y los embarques confirmados en estos días (40% por encima de 2015), dan cuenta de que se cumplió lo que hacía prever la suba en el tipo de cambio. En resumen, el factor bajista desde Brasil parecía contenido, dada la apreciación del Real, que llevó a bajas sostenidas en el tipo de cambio, ante la situación de incertidumbre política descripta arriba. 
Con todo esto, los precios venían con un panorama de firmeza frágil, ya que siempre puede darse vuelta la torta, pero una vez más apareció el mercado climático – cuándo no – con lluvias incesantes en Argentina y Uruguay, que dieron paso a inundaciones sin precedentes, por el volumen y por lo inoportunas, cuando las chacras estaban con las sojas prontas para cosecharse. 
Queda la sensación de impotencia por ver cómo lo que termina valiendo es por efecto escasez (vale lo que no hay, ni en volumen ni en calidad), mientras los fondos vienen avivando el fuego, con su posición de más compras que de ventas de contratos en Chicago desde mediados de marzo, casi dos meses antes de este último informe del USDA. 
Los precios alcanzados al cierre de este informe del USDA, no se veían desde agosto de 2014. Muchos productores la ven pasar de largo por el rinde y calidad de lo que han conseguido cosechar y ven dificultades, tanto comerciales para cumplir con los contratos pactados, como para aprovechar a vender nuevos lotes, en la medida que tenían prácticamente todo comprometido. Desde el punto de vista financiero, varias cuentas corren riesgo de quedar en rojo para la próxima zafra y es un hecho la incertidumbre. 
Si hay alguna buena noticia, es que precios que apenas se movieron entorno a usd 10/ton entre octubre y febrero, subieron usd 70 (y más) en Chicago en el último mes y medio, subiendo sólo el día del informe USD 21/ton. 
Primera conclusión: volvió la volatilidad tan necesaria para poder operar con opciones, para usarlas como seguro de precio. 
Segunda conclusión: al 11 de mayo, Chicago cierra la posición julio 2017 (referencia del precio para la campaña 2016/17 en Uruguay a cosecharse dentro de un año) en usd 378/ton. 
Aquellos que empiecen a operar en Chicago, pueden fijarse en ese precio, incluso si el mercado después bajase, con lo que se puede empezar a administrar (y DOMINAR) el MARGEN del negocio y el RIESGO precio DESDE HOY, para aquella producción que se cosechará en abril/mayo de 2017. El costo de esto es mínimo, frente al riesgo que representa pensar que se tiene un precio en el mercado físico uruguayo pero que en caso de caer nos deje con las manos vacías. Pero si uno se compró un seguro de precio y el precio cae, va  a poder ejercer ese precio objetivo y reclamarlo en  Chicago, pese a la baja que tenga el grano físico en Uruguay. 
Tercera conclusión: operar con opciones en Chicago, implica liberarse de comprometerse con volumen o calidad. Uno puede cobrar el precio pretendido – vía opciones – sin haber comprometido ni un kilo de producto, porque son mercados que operan en paralelo, además de liberando fondos para los compromisos financieros. 
Claro que para que la cobertura del precio sea tal, deberá después venderse grano en el mercado físico uruguayo, pero en forma totalmente independiente de la operación en Chicago. Así como sin Chicago, no hay cobertura posible de precio/margen, sin sacar buenos rindes y de calidad en la chacra, tampoco hay cobertura. Son dos patas complementarias de un mismo negocio.
Esto debería ser tenido en cuenta por los agentes financiadores, ya que dejaría a su cliente con números claros en su negocio (y en su capacidad de repago) con un año de anticipación. Nada mal. 
En el número de Agronoticias de marzo, titulamos el artículo ‘’si vamos a hablar de soja, es el mejor negocio que hay’’, previo incluso a la entrada fuerte de los fondos de inversión a comprar, que fue el primer empujón fuerte hacia arriba. Pero la realidad climática – una vez más – superó todos los cálculos más optimistas.
Pero aunque estas subas sean estructurales, que no se pierda el foco. Con los actuales costos por tonelada producida, usd /ton 375 es un buen precio, impensado hasta hace sólo tres meses. 
El mercado nos da la oportunidad de manejar el riesgo precio – pero sobretodo el MARGEN – desde temprano, con un año de anticipación y partiendo desde números que cierran. Es cuestión de planificar correctamente  una estrategia comercial clara y ejecutarla en los momentos justos.
 
FIMIX agrofinanzas
 

Larrique Rulemanes

Arconi

Krpan

Promodulos

Clientes

ramirez.jpg

Unicampo

Banner

guerra.jpg

Fimix

Ing. Guillermo Kuster

Cr. Gusmán Ríos Sallaberry