foto1
Últimas novedades AGROPECUARIAS
foto1
GANADERÍA
foto1
ENTREVISTAS DE ACTUALIDAD
foto1
TODO SOBRE LA LECHERIA EN URUGUAY Y EL MUNDO
foto1
AGRICULTURA

 

 
 
 
 
 
 
 
Noticias de actualidad

Edición N° 40

Deltoid

Fanacom

Interagrovial

Shell

Distribución

Login

ancap_nuevo.jpg
INFORME ARGENTINA

Lecheria

Estimación de superficie en siembra directa. Agua, yuyos y un sistema en jaque ¿Qué nos dicen los números? Elaborado por: Santiago Lorenzatti  - Comisión Directiva Aapresid  Santiago Nocelli Pac – Prospectiva  Aapresid
 
A nivel nacional, no hay entes oficiales que realicen mediciones de superficie agrícola en Siembra Directa (SD). Dicha información es muy demandada, tanto a nivel nacional como internacional. Dado que Aapresid es referente en SD, la Institución tomó la labor de relevar la evolución de esa tecnología en nuestro país.  Los datos: Evolución de la superficie en siembra directa desde la campañas 1977/78 a 2014/15. (Fuente: Bolsa de Cereales de Buenos Aires/Aapresid). 
Aaapresid fue y es un actor clave en la difusióny adopción de siembra directa. Ello a su vez sinergizó con la incoporación de la biotecnología en el agro argentino, a partir de 1996 cuando se aprueba el primer evento transgénico en Argentina,

 la soja RR. A partir de entonces, el crecimiento fue exponencial, hasta llegar a nuestros días con valores de un 90%; aspecto muy positivo y a al vez poco frecuente a nivel mundial. La evolución de la superficie en siembra directa (%) es fenomenal: La siembra directa ganó terreno rapidamente, y fue una efectiva solucion al problema de erosión de suelos, permitiedo frenar la misma hasta en un 96%; lo que implica mantener los suelos en su lugar y fundamentalmente conservar la fracción superficial, que es la mas fértil. Desde lo económico además permitió reducir el consumo de combustibles en un 66%, constituyendo una solución integral desde  los aspectos económicos y ambientales. Sin embargo, en Argentina el sistema de producción no acompañó este fenómeno de la siembra directa con la incorporación de otras Buenas Prácticas Agrícolas (BPAs); como lo es la rotación de cultivos. Por el contrario, la agricultura argentina de los últimos años se caracterizó por el incremento relativo de la soja en desmedro de otros cultivos. La superficie en siembra directa no escapa a esta realidad; donde el 70% de superficie en siembra directa está ocupada por soja (gráfico a continuación):

Lecheria

 

Entendemos desde Aapresid este es el resultado de más de una década de políticas agropecuarias desacertadas, los cupos de exportacion  (ROEs) y las retenciones a maiz y trigo volvieron antieconómicas la introducción de gramíneas en los sistemas agrícolas, complicando lotes con problemas de malezas resistentes en franco avance, producto de la escaza cobertura y falta de rotación de principios herbicidas y de cultivos; además la consecuencia de las áreas sembradas de trigo en su mínima expresión, logrando producciones equivalentes a las de un centenario atrás, el maíz también fuera de la ecuación; se tradujo en grandes volumenes de agua que dejaron de ser consumidos, por el cambio de uso de suelo, desencadenando en la problemática de excedentes hídricos, perdida de cosechas, anegamiento de lotes y ciudades que hasta el día de hoy padecemos. Comentarios Las caídas en los niveles de adopción de SD en el país son un dato preocupante, pasamos de un 92% de adopción de SD para la campaña 2012-13 a un 90% para la campaña 20142015; pone una luz de alarma para la sustentabilidad del sistema en el largo plazo. Una labranza ocasional destruye la mayoría de los beneficios acumulativos en la formación de “bioporos” (canales en el suelo que generan las raíces de cultivos muertas) y son responsables en buena parte de mantener una buena infiltración y aireación del perfil de suelo. La siembra directa no debe ser vista como una práctica más, sino un sistema, en el cual los beneficios son el resultado del acumulado de años. Es erróneo pensar que “una labranza nada más” es un disturbio menor; todo lo contrario, debe considerarse un método “quirúrgico” cuando ya hemos agotado toda otra opción posible, por el efecto destructivo sobre la materia orgánica de suelo. Entre las causas resaltamos la situación de malezas resistentes:  en una primera instancia  1 maleza resistente tardaba 10 años en aparecer, luego 5 años y actualmente según informa el programa REM de Aapresid aparecen 4 malezas resistentes por año (grafico anexo); en segundo lugar labranzas superficiales para eliminar huellas y emparejar lotes consecuencias de la cosecha en suelos húmedos. El desafío es repensar los sistemas; siempre teniendo una mirada holística, integradora. Las BPAs son el camino, y la siembra directa un pilar fundamental. Fuente: Bolsa de Cereales de Buenos Aires 27 - Agosto - Septie

Larrique Rulemanes

Arconi

Krpan

Promodulos

Clientes

agrolider.jpg

Unicampo

Banner

guerra.jpg

Fimix

Ing. Guillermo Kuster

Cr. Gusmán Ríos Sallaberry