foto1
Últimas novedades AGROPECUARIAS
foto1
GANADERÍA
foto1
ENTREVISTAS DE ACTUALIDAD
foto1
TODO SOBRE LA LECHERIA EN URUGUAY Y EL MUNDO
foto1
AGRICULTURA

 

 
 
 
 
 
 
 
Noticias de actualidad

Edición N° 40

Deltoid

Fanacom

Interagrovial

Shell

Distribución

Login

ancap_nuevo.jpg
La ley Primera 

Lecheria“Los hermanos sean unidos - porque esa es la ley primera - Tengan unión verdadera - En cualquier tiempo que sea - Porque si entre ellos pelean - Los devoran los de afuera” Escribía José Hernández en 1872, hace 144 años. La dinámica del mundo contemporáneo nos indica la importancia de las alianzas geopolíticas para el desarrollo de cada una de los países integrados. Actualmente se producen cambios en los pilares de la estructura de la Unión Europea y del Mercosur, dos bloques que tienen pocas cualidades en común y que atraviesan diferentes etapas de maduración. Sin embargo ambos forman parte del mismo escenario globalizado. Intentaré dar un pequeño panorama del contexto de integración actual de ambos bloques, y cuáles son las tendencias de crecimiento que se pueden esperar, haciendo una lectura de analistas que discrepan entre ellos en cuanto a la magnitud de los cambios.

“¿Debe Reino Unido seguir siendo parte o no de la Unión Europea?” En referéndum se decidió el pasado 23 de junio el futuro vínculo que los 65 millones de habitantes de Reino Unido han de tener con el resto de los 28 miembros de la integración. Formada luego de la “Guerra de los 30 años” (1914-1945), como estrategia para contener el crecimiento del comunismo de la Unión Soviética, y reintegrar a Alemania en el mercado regional, la Unión Europea ha desarrollado una política arancelaria en común para proteger el mercado regional. Uno de sus pilares es el PAC (Política Agrícola Común), que fija una tarifa del 18% a las importaciones agroalimentarias, a su vez que restringe la compra de granos producidos con semillas genéticamente modificadas, requisito que las exportaciones de África y América Latina no superan. Con la recaudación de estas altas tarifas, los europeos mantienen subvencionados a sus productores agrícolas. De ser de otro modo, los productos alimenticios de nuestro continente llegarían a sus mesas a menor costo, y su sector agrícola se vería fuertemente afectado. Otros dos pilares fundamentales son, un arancel externo del 10% destinado a proteger la industria automotriz regional de la competencia extranjera, y un arancel exterior de 3%-4% con el objetivo de separar el mercado regional del global. Estos aranceles, determinan que dos tercios del comercio regional sea intraeuropeo. Los votantes han hecho caso omiso a las advertencias de organismos como el FMI y la OCDE. El Brexit ha triunfado, y ello podría significar una disminución del producto bruto de Gran Bretaña de entre 1,5% a 4,0% según qué fuente se consulte.
 
Los británicos aluden que la apertura regional no ha contribuido en todos los sectores de la economía por igual. Ahora apuntan a cerrar su mercado, asumiendo una baja de la productividad en contrapartida de un aumento de la distribución del ingreso. Su mano de obra menos calificada, no ha logrado competir con las grandes masas europeas, principalmente con el creciente número de inmigrantes. Todo ello se suma a un fuerte factor nacionalista (que puede analizado desde el Enfoque de “El Choque de las Civilizaciones y la reconfiguración del orden mundial” de Samuel P. Huntington, como el decaimiento de la civilización occidental). Los votos a favor prevalecieron en ciudades del Interior de sus naciones, y en los mayores de 45 años, sectores más tradicionalistas. Han marcado sus límites a tanta integración regional. El Brexit continuará en debate, y la salida efectiva del Reino Unido puede demorar más de dos años. Lo que debemos considerar como favorable desde nuestros puertos, es que se abrirá una nueva oportunidad en un amplio mercado que hasta el momento estaba bastante cerrado. En la lista de espera, están las principales potencias y bloques económicos, encabezados por EEUU, que se prevé proponga un TLC. El Mercosur (muy dedicado a debatir qué país lo preside), tiene una ventana abierta. Y no es la única. También se han generado contactos con la Alianza del Pacifico (39% del PBI de América Latina), con quienes se espera incrementar el comercio. Es un bloque que viene creciendo a tasas del 4% anual, y que recibe grandes montos de inversión directa desde China. La AP se ha integrado tanto con EEUU, a través de TLCs, como con los bloques Asiáticos. Son en la región quienes han cooperando entre vecinos para actuar en los mercados internacionales. Tienen participación en foros económicos y acuerdos transcontinentales que los proveen de demanda de los productos en que son competitivos. A su vez, las praderas del Mercosur están en los ojos de China. Literalmente denominada la locomotora de la nueva demanda. Actualmente importa unos 70 millones de toneladas de soja para el engorde de todo tipo de animales en sus encierros, y les es insuficiente. En 2015 se realizó la mayor adquisición de una empresa norteamericana por parte de una china, la Smithfield CO (fundada en 1936). Es la compañía de cerdos en producción y procesamiento más grande del mundo (Revista ACA, N°78). Han adquirido empresas de trading de granos como Noble, y la mitad de Nidera. Bancos como el Standard Bank, renombrado como el ICBC (Industrial &Commercial Bank of China) que provee financiamiento al sector agroindustrial en Sudáfrica y Argentina (financia también a empresarios argentinos que invierten en Uruguay). Desde 2015 a la fecha el grupo chino Holding Foresun Group, que tiene dentro de sus objetivos “transformarse en la principal empresa de carne vacuna”, ha adquirido cuatro frigoríficos en Argentina y dos en Uruguay. A su vez han incursionado en la elaboración de plantas de vacunas en su propio territorio a través de alianzas con empresas de nuestra región, que trasfieren conocimiento. Tal es el caso de la asociación de una empresa China con Biogénesis Bagó, que a partir de setiembre de este año comenzará a producir vacunas de aftosa desde la nueva planta “Yangling Jinhai Biotechnology”. Del mercado norteamericano, se deben esperar las elecciones en noviembre. Si gana Trump, los 625 millones de latinos no estaremos en su agenda de prioridades de integración. Nuestro bloque debe capitalizar las oportunidades con una visión regional. El potencial de crecimiento ha captado el interés de la inversión extranjera y se observa una apertura de los mercados. Los intereses de los países deben converger en una estrategia en común, fortaleciendo primero nuestros vínculos geopolíticos. Las perspectivas para la producción de la región son esperanzadoras, eso no debe contribuir a que nos dispersemos buscando cada país sus mejores oportunidades. Las instituciones regionales enfocadas en la integración, han encontrado trabas externas al bloque para avanzar. Como incógnita se plantea si los inversores que está recibiendo la región, tienen los mismos objetivos que se marca en los principios fundacionales del Mercosur.
 
 

Larrique Rulemanes

Arconi

Krpan

Promodulos

Clientes

soforuta.jpg

Unicampo

Banner

guerra.jpg

Fimix

Ing. Guillermo Kuster

Cr. Gusmán Ríos Sallaberry