foto1
Últimas novedades AGROPECUARIAS
foto1
GANADERÍA
foto1
ENTREVISTAS DE ACTUALIDAD
foto1
TODO SOBRE LA LECHERIA EN URUGUAY Y EL MUNDO
foto1
AGRICULTURA

 

 
 
 
 
 
 
 
Noticias de actualidad

Edición N° 42

Deltoid

Fanacom

Interagrovial

Shell

Distribución

Login

shellbanner.jpg

Innovación en el ambiente organizacional


El objetivo de este artículo es realizar un breve desarrollo sobre la capacidad de innovar en el ambiente organizacional que emana de mejoras en el ambiente tecnológico, con un abordaje desde la Teoría de la Nueva Economía Institucional (N.E.I.).

 En particular, se hace un enfoque al sector de empresas privadas, categorizadas de forma simplificada en grandes y pequeñas empresas, provenientes de la Inversión Extranjera Directa (I.E.D) y generadas en el mercado doméstico, respectivamente. 

La Teoría de la N.E.I. propone un análisis económico en base a tres ambientes: organizacional, institucional y tecnológico. Al abordar un estudio desde estas perspectivas se busca una comprensión realista de la actividad económica, sea para el caso de una empresa, cadena de valor o un análisis macroeconómico. Es un desarrollo teórico que surge como respuesta a los modelos neoclásicos, los cuales se basan en el supuesto de homo oeconomicus y por ello distan de la cotidianidad de los negocios. 

En el ambiente organizacional se destacan los jugadores, son las empresas, los organismos públicos y las O.N.G. En el ambiente institucional se destacan las reglas de juego que definen el contexto en donde se desenvuelve la actividad económica y los negocios. En el ambiente tecnológico se destacan las tecnologías de proceso y de producto. 

Dichos ambientes están fuertemente ligados unos a otros. Un cambio en las reglas de juego (ambiente institucional) podrá causar una reorganización en los jugadores (ambiente organizacional), o en la tecnología que estos deban emplear (ambiente tecnológico). 

Premisas: 

Según el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos de América, el 65% de los trabajos de los próximos años aún no se han inventado. Ello implica que habrá fuertes cambios en la demanda laboral, puestos de trabajos que se extinguirán y darán paso a una nueva generación de obreros de la era tecnológica. 

El crecimiento económico regional de las últimas décadas ha tenido como protagonistas a las grandes empresas internacionales. Estas empresas operan como “empresas tractores”, de las cuales dependen, en gran parte, las economías locales. 

Estudios empíricos vinculan la I.E.D. con el crecimiento económico en América Latina (De Mello 1997, 1999; Borensztein et al., 1998), aunque no tienen consenso en cuanto al efecto que tiene en la distribución del ingreso a largo plazo. 

Por su parte, la tecnología ha democratizado el conocimiento y ha creado una red de comunicación que conecta la aldea global, realizando así una revolución histórica, que implica nuevas formas de conectarnos, de realizar nuestras necesidades de consumo y llevar adelante operaciones económicas. 

Este nuevo escenario tiene implicancias en el ambiente organizacional. Los actores tecnológicos logran mayor libertad de acción en los mercados. Internet puede considerarse una economía en sí 

misma, con alto grado de desarrollo y alcance, con fronteras desdibujadas y horarios extendidos. Las necesidades organizacionales para actuar en este contexto son diferentes, así como las capacidades laborales que se requieren, como la creatividad, innovación, interculturalidad, entre tantas. 

Prever que los nuevos puestos laborales serán diferentes a los actuales, es anticipar el impacto que tendrá la tecnología en el ambiente organizacional. 

Ahora bien, el ambiente tecnológico hacia el cual nos dirigimos, ¿favorecerá la organización de grandes empresas? 

En el siglo pasado se afirmaba: “La información es poder”. La brecha de capacidad analítica favorece a las grandes empresas, las cuales también lideran en capacidad de ejecución de proyectos y concentran el know-how en sectores de alta inversión. 

Para cuando el mercado doméstico comprende la oportunidad de negocio, las grandes empresas ya han cosechado su rédito. Es una cacería a la cual la pequeña empresa históricamente llega tarde. 

En este sentido, el escenario cambiante favorece a las grandes empresas mediante el uso de tecnología en la gestión de negocios y para marcar un diferencial de producción. La tecnología es una alta barrera de entrada a los negocios, en tanto su coste es elevado y representa un activo específico para un uso puntual. 

Con estas estructuras, las grandes empresas se han dotado de rigidez. Consecuentemente, tienden a valoran la asociación con pequeñas unidades que pueden adaptarse a los cambios de forma más dinámica. 

A su vez, la información se ha vuelto fluida gracias a la tecnológica, y al desparramarse por la red ha acortado el diferencial en cuanto a conocimientos. 

Entonces, ¿se favorecerá a la organización de pequeñas empresas? 

La tecnología conecta, aporta eficiencia y eficacia en la gestión de cadenas de valor y contribuye a la confianza entre actores ya que brinda un soporte de identidad. Esto mejora la transparencia de los negocios, la definición de perfiles y regularización de mercados. En suma, tiende a formalizar el ambiente organizacional y posibilitar que pequeños actores trabajen de forma coordinada y asociativa. 

Sumado a ello, cabe destacar el alcance que logra el mercado a través del e-commerce. La tecnología permite a pequeñas empresas brindar sus productos con identidad propia y ofrecerlos en un mercado genérico. Ejemplos de ello: productores de especialidades creando plataformas virtuales, profesionales independientes ofreciendo sus servicios con alcance regional. 

Otro ejemplo lo encontramos en la logística, que incorpora sistemas que diagraman el recorrido de flotas de camiones en base a modelos matemáticos, sin la necesidad de tener a un especialista contratado para ello. 

Estos cambios se producen, en primera instancia, en el interior de las empresas, al ampliar su gama de servicios contratados e integrarse a una red de trabajo. Se observa, a su vez, otros cambios que 

vale la pena mencionar, como la tercerización de servicios y la transición del término “recurso humano” a “proveedor de servicios”. 

¿Es acaso sencillo responder a cuántas personas emplea una empresa? ¿Es dicha cantidad constante a lo largo del año? ¿Dónde se ubican geográficamente las personas que trabajan para la empresa? ¿Trabajan además para otras empresas? 

¿Requerirá el cambio tecnológico una nueva definición de empresa? 

En segunda instancia, se comienza a identificar un cambio sistemático. Es necesario cuestionarnos si el cambio de escena traerá aparejado la necesidad de una nueva definición de los actores. Estos actores ya no serán “grandes” y “chicos”, sino que se irán fusionando en una red de trabajo. 

¿Cubrirá la tecnología el rol de coordinadoras de cadenas de valor que asumían las empresas? ¿Es este solo el principio de la tercerización de servicios? ¿Asumirán los nuevos actores el compromiso que requiere la contratación dependiente? 

La fábula del elefante que admiraba la agilidad de la gacela y quería bailar con ella, y el temor de la gacela a que el elefante la lastime con su peso, nos puede dar una imagen de los cambios que puede favorecer la innovación tecnológica en el ambiente organizacional. A priori, se pude afirmar que el ambiente organizacional se enriquecerá con el uso de la tecnología. Que la producción será más eficiente, aumentando la oferta de productos y servicios, así como la demanda de estos, y que los actores del nuevo escenario bailarán coordinados. 

Han transcurrido 22 años desde que Don Tapscott publicó su libro “La Economía Digital: promesa y peligro en la era de la inteligencia en redes”, y aún restan hitos por alcanzar y temores por vencer. Para que la innovación organizacional se enfoque hacia un escenario beneficioso, y el grado de inserción de la futura fuerza laboral sea favorable, el ambiente tecnológico debe proveer las herramientas necesarias. Y esto depende, en gran parte, de la inversión en Investigación y Desarrollo, la formación de recursos humanos, y el incentivo al cambio. El gobierno nacional pude realizar un importante apoyo a ello, así como captar IED que lo permita. 

 

El autor es socio en Estudio RS. E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Larrique Rulemanes

Arconi

Krpan

Promodulos

Clientes

maquinaria5.jpg

Unicampo

Banner

farmip-grande.jpg

Fimix

Ing. Guillermo Kuster

Cr. Gusmán Ríos Sallaberry